El flete terrestre sigue siendo el más costoso de la cadena logística

24 julio, 2017 Por Redacción Trade

Un nuevo informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) pone de manifiesto la incidencia del flete camionero en la logística del transporte de granos en las zonas de producción más alejadas de los puertos, es decir, el NEA y NOA.

El trabajo, elaborado por Julio Calzada y Emilce Terré, del Departamento de Investigaciones Económicas de la entidad, destaca que “la cadena de cereales y oleaginosas en Argentina podría estar abonando un flete camionero total de aproximadamente US$ 4000 millones anuales, equivalente al 1% del PBI”.

Sobre la base de las 126 millones de toneladas de la cosecha 2016/17, unas 105 millones se mueven en camión (chacra-puerto), mientras que 11 millones lo hacen en tren y apenas 200.000 en barcazas fluviales.

Si bien aclaran que se trata de estimaciones sobre la base de la información disponible que debe tomarse “con prudencia y cuidado”, indican que unas 8,7 millones de toneladas llegan desde el norte a los puertos del Rosario abonando un flete de US$ 65 la tonelada. El grueso de la cosecha (96 millones de toneladas) se encuentra a una distancia promedio de 320 kilómetros de los puertos (Rosario, Bahía Blanca o Quequén) y pagan un flete promedio de US$ 35 la tonelada.

“Trasladar la mercadería, desde Joaquín V. González (Salta) hasta los puertos de Rosario (recorriendo 1150 km) tiene un costo unitario de US$ 65 por tonelada, por cada kilómetro recorrido. En tanto, el flete marítimo desde las terminales del Gran Rosario hasta los puertos asiáticos (por ejemplo, Shanghai en China) tiene un costo de US$ 39 por tonelada por kilómetro recorrido, ubicando así la erogación por flete marítimo internacional por debajo de la que requiere el flete camionero interno”, explican los especialistas de la Bolsa.

En un análisis comparado del costo del flete camionero para una distancia promedio de 320 kilómetros con Brasil y los Estados Unidos, mientras en la Argentina se paga US$ 35,29 la tonelada, en Brasil el costo es de US$ 20,09 y en los Estados Unidos asciende a US$ 20,72, con lo que concluyen que “el flete camionero en la Argentina es un 70% más caro que en los Estados Unidos y un 76% más caro que en Brasil”.

En tanto, para las distancias de 1150 kilómetros –como las que soporta la producción del NOA– el flete camionero argentino es un 66% más caro que el brasileño (US$ 65 la tonelada contra US$ 40 la tonelada), y aún es un 23% más oneroso en el caso de que el productor compense parcialmente el flete con el subsidio recibido a través del “Estímulo agrícola Plan Belgrano”.

La BCR se apoya en las investigaciones realizadas por la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac, que agrupa a las cámaras de camiones) respecto del “impacto fiscal” sobre los costos y tarifas del transporte terrestre.

“Los impuestos al transporte de cargas y peajes tienen una participación del 37,4% sobre el flete; los salarios participan un 15,8% en la tarifa; el combustible un 15,2%; los costos operativos y de estructura representan el 18,7% del costo de flete, y la amortización del vehículo incide un 7% en el costo total de flete”, destacan, tras concluir: “La renta para el transportista es del 6%”.

Si bien la Bolsa recomienda potenciar el modo ferroviario, recuerda la necesidad de “implementar un sistema de transporte integrado y eficiente que haga mínimos los costos logísticos”.