Simplifican los pasos para exportar alimentos

9 octubre, 2017 Por Nicolás Cassanello

“La comunicación de exportación no constituye un trámite de vigilancia sanitaria”. La afirmación es categórica, y fue expresada por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) en la disposición 4262/2017. Este reglamento exceptúa a los productos de uso doméstico o domisanitarios de su intervención cuando se destinan a exportación.

Hasta entonces, la Aduana ordenaba adjuntar a la destinación de exportación el correspondiente “Certificado” que acreditara la intervención de la autoridad sanitaria en original o fax. Sí, fax.

Expresamos que la intervención del Instituto Nacional de Alimentos (INAL) quedaría reservada únicamente a la exportación de productos alimenticios para consumo humano y materias primas para uso en la industria alimentaria. Pero ya no más.

La disposición 10100-E/2017 (del 25 de septiembre pasado) de la Anmat establece que el organismo “no emitirá notas de no intervención, avisos de exportación, registro nacional de establecimientos de exportación y registro nacional de productos alimenticios de exportación para los productos alimenticios destinados a exportación”. Y agrega que a los fines de la exportación de productos alimenticios, los interesados deberán realizar una “Notificación de Exportación” que no requerirá atestación por parte del INAL.

El contenido de esta notificación se encuentra en el anexo 1° del reglamento. Comprende la necesidad de declarar el establecimiento elaborador (identificar si el establecimiento es de terceros); denominación del producto; país de destino; lote/s y fecha/s de vencimiento; copia de factura, y la declaración jurada del exportador de cumplimiento de la normativa del país de destino.

Asimismo, establece que el responsable legal (en nombre y representación de la empresa) declara “bajo juramento” que los productos indicados en dicho anexo “son fabricados en cumplimiento de los requerimientos normativos del país (de destino)” y que declara también conocer las penalidades previstas por la ley 18.284, el decreto N° 341/92 y las que correspondan del Código Penal en caso de falsedad.

Por otra parte, del “certificado sanitario de exportación” se señala que será “a pedido”.

En caso de que el exportador necesitara obtener un documento para presentar ante las autoridades sanitarias del país de destino (para acompañar la carga o para inscribir el producto), se podrá tramitar el correspondiente certificado sanitario de exportación.

En este caso, los datos por consignar (además de establecimiento elaborador; denominación del producto; país de destino; lote/s y fecha/s de vencimiento y copia de factura) se relacionan con la documentación que avale que la autoridad sanitaria de destino solicita certificación por parte de la autoridad sanitaria nacional; declaración jurada del exportador de cumplimiento de la normativa del país de destino.

También se exige, por parte del responsable legal de la firma, la declaración jurada antes mencionada.

Trámite a distancia

Cabe mencionar que tanto la notificación de exportación como la tramitación del certificado sanitario de exportación se deben llevar a cabo con clave fiscal, a través de la plataforma de Trámites a Distancia (TAD), según lo establecido en el artículo 5° de la disposición en trato.

El artículo 6° agrega que “las solicitudes de aptitudde exportación específicas para la República Federativa de Brasil se regirán por los requerimientos propios de dicho país.”

Por último, la flamante disposición deroga a sus similares 4377/01 y 2999/12.

Algunas situaciones para analizar

Antes de finalizar, cabe formular algunas inquietudes sobre situaciones que se puede presentar a partir de la entrada en vigencia del nuevo régimen, que es justamente, a partir de hoy.

¿Qué sucede si un exportador omite cumplir con la notificación de exportación previo al registro de la destinación de exportación?

¿Qué ocurre si la notificación de exportación es posterior a la oficialización de la destinación?

¿Estas omisiones constituyen una transgresión aduanera, o bien, se está frene a una transgresión de disposiciones de carácter sanitario?

¿Puede la Aduana detener el curso de una exportación por no estar tramitada la notificación de exportación?

Partiendo de una interpretación sistemática del nuevo esquema normativo, ensayamos a continuación algunas respuestas:

La notificación de exportación es un acto unilateral del exportador, por el cual “avisa” a la autoridad sanitaria de la operación, pero que no requiere del pronunciamiento de ésta. En otras palabras, el exportador comunica la operación a la Administración, no le pide permiso.

La notificación de exportación debería ser realizada antes de que se realice la exportación para consumo de la mercadería, preferentemente con antelación al registro del permiso de embarque ante la Aduana.

Si se presentara a despacho una mercadería respecto de la cual no se hubiera realizado la correspondiente notificación de exportación, el servicio aduanero podría detener el trámite hasta que el exportador cumpla con este paso (recordemos que debe ingresar con clave fiscal y completar los datos del anexo 1).

Si se detectara que una exportación se perfeccionó sin la correspondiente notificación de exportación, se deberá exigir al administrado que cumpla con este trámite.

La falta de tramitación de la notificación de exportación no constituye una falta aduanera. Ni una declaración inexacta ni una transgresión formal o residual de los artículos 994 o 995 del Código Aduanero. Mucho menos un delito aduanero.

Las únicas sanciones posibles que pueden afectar al exportador son las derivadas del incumplimiento de las disposiciones del Código Alimentario Argentino (ley 18.284).

El autor es abogado y despachante de aduana